Paolo Rossi

«La competición siempre ha estado en mi ADN. Pero ganar no es suficiente, ¡hace falta saberlo hacer!«

Paolo Rossi es uno de los cien mejores futbolistas del siglo XX, según la clasificación publicada por la revista World Soccer. Ha sido incluido en la FIFA 100, la lista de los 125 jugadores vivos más grandes elegidos por Pelé (Pelé es el primero en la clasificación de los mejores jugadores del Siglo) y por la FIFA, en ocasión de su centenario. El mismo Pelé, viendolo jugar aún muy joven en el mundial de 1978 en Argentina, dijo que era “Fuerte e inteligente, digno de jugar en el Brasil”.

Paolo Rossi alza la Coppa del Mondo nel 1982Con 82 goles en diez temporadas de Serie A y 215 partidos, Rossi ha vestido la camiseta de la Selección Italiana desde 1976 hasta 1986, participando en tres Mundiales (Argentina, España, Mexico).

Paolo Rossi, con Roberto Baggio y Christian Vieri, mantiene el record, entre los futbolistas italianos, de goles realizados en los Mundiales: 9. Y es el único italiano, con Paolo Baldieri, que ha marcado en cinco partidos consecutivos con la camiseta de la Selección Under-21

Paolo Rossi es también el único jugador, con Mario Kempes (1978) y Ronaldo (2002), que ha ganado en el mismo año (1982): los Mundiales, el título Pichichi de los Mundiales, La Bota de Oro y el Balón de Oro de los Mundiales. Paolo Rossi es también uno de los cuatro futbolistas italianos que han ganado el Balón de Oro junto a Gianni Rivera (1969), Roberto Baggio (1993) y Fabio Cannavaro (2006), y es el único italiano que ha Ganado el Balón de Oro de los Mundiales.

Paolo Rossi con il pallone d'oro nel 1982En el mismo año, 1982, Rossi ha Ganado también el Onze d’Or.

Paolo Rossi es el único hombre en el mundo que ha marcado tres goles al Brasil en el mismo partido.

“Mi mito era Kurt Hamrin, atacante entre los más grandes de la historia del fútbol. En el campeonato mundial del 1958 Kurt perdió la final contra el Brasil. Aquel Brasil que solo yo he plegado…. He encontrado a Hamrin, años después y él se había convertido en mi admirador”

Nacido en Prato el 23 de septiembre de 1956, Paolo Rossi inicia a jugar a fútbol a la edad de 6 años. Un pasatiempo con los amigos que en seguida se ha transformado en passion. Con largos días pasados a corer detrás el balón, primero con el equipo de la iglesia del pueblo, después en un pequeño equipo de Prato, el Santa Lucía, dónde aparecieron sus dotes de futbolista. Día tras día su vida de chico estaban dividida entre la escuela y el deporte. Del Santa Lucía pasó al Ambrosiana, también en Prato, después al Cattolica Virtus de Florencia, hasta que en 1972, a la edad de 16 años, el entonces directivo de la Juventus Italo Allodi, responsable del sector juvenil, junto a Luciano Moggi, ya talent scout en la Juve, descubrieron al joven Paolo Rossi en un torneo de Chieti, y, a pesar de que los padres no estaban convencidos de que su hijo se alejara de casa dejando que se marchara a otra ciudad, solo, dónde no conocía a nadie, la Juve hizo lo imposible para poderlo tener en su escudería y lo consiguió.

“Tenía 16 años. Mi madre estaba preocupada por mis estudios. Desde que era un niño me repetía siempre: ‘Chico, pobre de ti si dejas de estudiar por el fútbol…’ De un día al otro he dejado mi casa, mi familia, mi ciudad, mis amigos, mis certezas. Pero ha sido entonces cuando he crecido de verdad, cuando me he convertido en un hombre, y que he empezado a perseguir el Sueño. Sí, perseguía mi sueño de convertirme en un futbolista, pero nunca he decepcionado las espectativas de mis padres: aunque el fútbol se ha convertido en mi profesión, nunca abandoné los estudios”.

Paolo Rossi no era uno de esos futbolistas con el físico predispuesto al fútbol. Apenas lo llamaron a la Juve, sufrió diversas lesiones y tres intervenciones de menisco que lo tuvieron parado por dos temporadas, retrasando su debut en la Serie A. Pero a pesar de todo, no se desmoralizó y no dejó nunca de creer en su Sueño. Y el 1 de mayo de 1974, cuando aún no tenia 18 años, debutó en el primer equipo en un encuentro de la Copa Italia. Una grande conquista, uno de los más jovenes de la historia del fútbol. En el 1976 pasó al Vicenza, Serie B. Aún joven, dejó su huella indelible con 21 goles en una sola temporada, consiguió llevar a su equipo a la Serie A. De su entrenador de entonces, Giovan Battista Fabbri, llamado G.B. Paolo Rossi dice: “Tenía todo el ambiente controlado, ha hecho de tal forma que se crease una gran unión entre nosotros los futbolistas. Futbolísticamente, ha sido él quién me ha hecho pasar de ala a delantero centro, cambiando así de manera importante mi carrera. Pero en general, ha sido como un padre para mí, a él le debo mucho. Ha sido mi guía, es un modelo que me ha dejado una huella imborrable, y que todos deberíamos replicar.”

La temporada siguiente fue elegido para entrar en el equipo Nacional Italiano. Paolo Rossi cuenta así su primer partido en camiseta Azul, su passion, su corazón: “Aunque se trataba de un encuentro amistoso, ha sido sin duda una de las emociones más fuertes que jamás haya probado. Vestir por primera vez una camiseta azul ha sido una grandísima satisfacción, una prueba tangible de que el Sueño se había realizado. El Sueño ya era real. Pero no era solo eso: recuerdo cuando tocaron las primeras notas del himno nacional: yo no estaba allí solo por mí mismo, solo por mi Sueño, estaba allí para representar a Italia entera.”

Además de los importantes reconocimientos internacionales, a nivel nacional Paolo Rossi fue dos veces máximo goleador (1976-1977, 1977-1978) con Lanerarossi Vicenza, máximo goleador en la Copa del Mundo de España en 1982 con la Selección Italiana con 6 goles y máximo goleador en la Copa de Europa ( 1982-1983). Además, en los años con la F.C. Juventus ha ganado: el Campeonato de Italia 1981-1982 y 1983-1984, la Copa de Italia en 1982- 1983, 1983-1984 de la Copa de Campeones de Copa, la Supercopa en 1984 y el 1984-1985 Champions League.

SALON DE LA FAMA DEL FÚTBOL
DESPUÉS HABER SIDO INCLUIDO EN LA HALL OF FAME DEL FÚTBOL ITALIANO, PAOLO ROSSI INGRESA TAMBIÉN EN LA MUNDIAL: SALON DE LA FAMA DEL FÚTBOL NACIONAL E INTERNACIONAL.

Paolo Rossi tra Giancarlo Antognoni e Gabriele Oriali alla Premiazione della Hall of Fame della FIGC“¿Cuál es tu fuerza?”, Se le preguntó. “Tal vez yo fue el primer delantero centro rápido y ágil, que tenía en sus intuiciones su calidad principal, unido a una técnica excelente. Uno de los secretos de mi éxito era jugar de forma inteligente, siempre pensando en lo que tenía que hacer un segundo antes de que me llegase el balón, justo para compensar la falta de cualidades físicas elevadas. Jugar anticipadamente era para mí una gran prerrogativa, siempre tratando de robar tiempo a mi oponente, usando mis dotes de oportunista: en el área siempre trataba de aprovechar cada pequeño error de la defensa, encontrándome en el lugar adecuado en el momento justo.” Dice Gianni Rivera, nacido para jugar al fútbol: «Para mí el fútbol es estar en el lugar justo en el momento justo. Por eso Pablo Rossi es el fútbol «. Así es como Paolo Rossi se ha convertido en un mito, un jugador al que todos temían. Pero que muchísimos adoraban 

En el Mundial de España de 1982, el Brasil fue devastado, derrotado antes de las semifinales por lo que sería conocido en la historia como “Pablito, il Carrasco do Brasil”.

“Paolorossi” ganó a los invencibles, y ese día llegó a ser conocido como “La tragedia del Sarrià”.

Zico, uno de los jugadores del Brasil del ‘82, aún en el 2012, treinta años después de ese partido (Italia – Brasil 1982), insistió en que la victoria de Italia sobre Brasil, gracias a Paolo Rossi, ha cambiado por completo la manera de jugar a fútbol de los brasileños: desde entonces, de hecho, el Brasil ha cambiado las tácticas de ataque y defensa. Paolo Rossi, una vez más, había dejado su marca a nivel mundial.

Rossi es así descrito en uno de los muchos libros dedicados a él: “Paolo Rossi tiene el aire clerical, tiene el aire de alguien que está jugando el partido con los amigos. En comparación con algunos de los campeones del fútbol no tenía el físico, pero para él fue acuñado una de las expresiones más brillantes de la jerga de fútbol: un olfato de gol, aquel talento especial para estar en el lugar correcto en el momento justo, para darle un toque único, de primera intención, aparentemente simple, decisiva. Para después gozar, sin exaltarse. Paolo Rossi representa la inteligencia pura del fútbol”.

Paolo Rossi es, de hecho, un verdadero fenómeno en la historia del fútbol. Una leyenda viva. El inolvidable y conocido periodista deportivo Giorgio Tosatti lo ha definido como «una mezcla de Nureyev y Manolete, un jugador con la gracia de una bailarina y la frialdad despiadada de un torero». Paolo Rossi es una rareza. Un presidente suyo, Giussy Farina para ser precisos, después de haberlo comprado quitandolo de la Juve, dijo: «Si el deporte es como el arte, Paolo Rossi es la Mona Lisa de nuestro fútbol». Durante los años de actividad ha sido reclamado por todos los grandes equipos italianos.

Paolo Rossi ha realizado no sólo su Sueño, sino el de toda una nación.

EQUIPOS DE CLUB
1973-1975 Juventus 0 (0)
1975-1976 → Como 6 (0)
1976-1979 L.R. Vicenza 94 (60)
1979-1980 → Perugia 28 (13)
1981-1985 Juventus 83 (24)
1985-1986 Milan 20 (2)
1986-1987 Verona 20 (4)
NACIONAL
1976-1978 Italia Italia U-21 10 (5)
1977-1986 Italia Italia 48 (20)
1 Los dos numeros indican las presencias y los goles marcados, solo para los partidos de campeonato.
El simbolo → indica un traslado en préstamo.

“Inventa el fútbol con intuiciones relámpago, saltos armoniosos, tiros impredecibles, colisiones de frente con las pelotas de rebote, toques rápidos e inteligentes, como mordeduras de un áspid. Es la sorpresa de gol cada vez más emocionante, la sorpresa de la gracia serena y a menudo el brutal espíritu competitivo. Todo esto fue Paolo Rossi para aquellos que aman el fútbol y lo prefieren a cualquier otro juego en la tierra». 

«Ha inaugurado una gran forma original en Buenos Aires ’78, ha recompensado ricamente a los que querína creerle hasta el 82 en Madrid. Todosle somos deudores de emociones inolvidables”.

Homenaje de Gianni Brera a Paolo Rossi