Mi misión, una oportunidad de oro


Quiero dar a los chicos lo que la vida me ha dado, compartendo con ellos profesionalidad y exitos.
Quiero conocerlos y crecer juntos en un proyecto:

Una Academia de fútbol que lleva mi nombre
Mi misión: Paolo Rossi, balón de oro 1982

Paolo Rossi, balón de oro 1982

Paolo Rossi nunca ha dejado su pasión y nunca dejó de soñar.
A los 57 años de edad, coronó otro sueño: la “Paolo Rossi Academy”.

«Hace mucho tiempo que quería hacer algo para los chicos. Dejé mi casa en Prato para realizar mi sueño, a los 16 años. Ahora quiero que otros chicos tengan su oportunidad, ser capaz de vivir mi propia historia. Espero encontrar a un nuevo Pablito, o ser capaz de formarlo como he sido formado yo. Más allá de todo, es bueno ser capaz de hacer crecer a los chicos de una manera determinada, con ciertos valores. Caminando a su lado».

«Quiero enseñar a los jóvenes los valores del deporte y de la vida: la determinación, coraje, lealtad, respeto a los demás, juego limpio. Quiero enseñar a los chicos a jugar al fútbol con compromiso, pasión, espíritu de sacrificio, pero también con objetivos a alcanzar. Disfrutando y divirtiéndose. Quiero dar a los niños lo que la vida me ha dado. Quiero conocer a los chicos, uno por uno, y crecer con ellos un proyecto, hacer crecer su sueño. Debido a que nunca hay que dejar de perseguir los sueños, básicamente, esta es la única manera de alcanzarlos».

EL SUEÑO

«De un día para otro mi vida ha cambiado. Gracias al fútbol no me quedé un señor Paolo Rossi cualquiera. Desde el 11 de Julio de 1982 soy el carrasco del Brasil, el hombre que dobló el equipo formidable de Falcao, Zico, Socrates y Cerezo». El hombre que Pelé, viendolo jugar muy joven al mundial de 1978 en Argentina, llamó : “Grande, digno del Brasil”.

Inténtalo tú también el Sueño. No pierdas el tiempo